celulitis_antes_y_despues16

La palabra celulitis es un término cosmético utilizado para nombrar ciertas zonas del cuerpo que tienen el aspecto de «piel de naranja», debido a depósitos circunscritos de grasa. 

Su nombre médico es el de Lipodistrofia ginecoide (en realidad, la celulitis es una infección que afecta al tejido subcutáneo).

Por la celulitis es la manifestación en la piel de los cambios que se producen en el tejido celular subcutáneo como consecuencia de una alteración de la microcirculación venosa y linfática, que a su vez determina el paso de plasma al espacio intercelular (edema), lo que produce una alteración cada vez mayor en los procesos de intercambio celular y genera la progresiva formación de tractos fibrosos que comprimen a células grasas, vasos y nervios (dolor en la zona). Dichos tractos fibrosos se acaban extendiendo desde el tejido subcutáneo profundo hasta las capas más superficiales de la piel y su tracción es la que determina el aspecto de piel de naranja.

Con frecuencia la celulitis se asocia al sobrepeso y los tratamientos mesoterápicos pueden sumar esfuerzos, con las distintas combinaciones de principios activos, para su solución.

No obstante, hay que advertir que se trata de un proceso crónico que puede mejorar mucho, pero que requerirá sesiones de mantenimiento.

Clasificación de la celulitis más frecuentemente utilizada, es la que hace referencia a sus características clínicas:

    Celulitis blanda: se suele dar en personas de cierta edad que no realizan ningún ejercicio o se han sometido a frecuentes y drásticas dietas de adelgazamiento. La flacidez de la musculatura es tan importante como la celulitis que presentan.
    Celulitis compacta: Es propia de las jóvenes que presentan obesidad o sobrepeso asociado. La celulitis es dura y da la sensación de tensión al palparla. Es la que mejor responde al tratamiento.
    Celulitis edematosa: Es la menos frecuente; acompaña a un estado vascular muy deficiente y una edematización general de ambas extremidades. Los síntomas vasculares asociados son muy intensos. Responde bien si asociamos un correcto tratamiento sobre la circulación de retorno.

TRATAMIENTO

Medidas higiénico dietéticas:

    Alimentación: Evitará acúmulos de grasa
    Ejercicio físico: Mejorará la actividad vascular

Fisioterapia:

    Corrientes de baja frecuencia en trenes de impulsos. Producen contracciones musculares, aumentando la tonicidad muscular (importante en las celulitis flácidas) y mejorando el retorno venoso.
    Presoterapia y drenaje linfático manual.
    Ultrasonidos: utilizaremos ultrasonidos de una frecuencia de 3 unidades que actúan una profundidad de 2 a 3 centímetros de la piel. Tienen unos efectos que podemos resumir como reabsorción de edemas, analgésico, aumento de la elasticidad y de la permeabilidad de la piel, lo que permite la penetración de productos tópicos, estímulo de la microcirculación, aumento del metabolismo local y un efecto fibrinolítico; todos ellos son de utilidad en tratamiento de celulitis sobre todo en las compactas.

Mesoterapia: el tratamiento farmacológico de la celulitis que nos proporcionará unos resultados excelentes.

JoomShaper