perimetro_abdominal_riesgo_cardiovascular

La obesidad, además de ser como uno de los factores de riesgo cardiovascular más importantes, presenta una vertiente estética muy importante para la salud psíquica (autoestima, necesaria para nuestro equilibrio emocional y la imagen corporal que de nosotros damos).

El alcanzar la masa corporal adecuada, es muy conveniente para el adecuado manejo y control evolutivo de la diabetes, así como para prevenir o mejorar las enfermedades cardiovasculares e incluso los problemas de las articulaciones de carga. 

Para ello, establecemos de forma personalizada las medidas a adoptar en cuanto a hábitos de vida saludables, dieta y ejercicio con evaluaciones periódicas y control de factores de riesgo, pudiendo complementase con técnicas como la mesoterapia, y para las adiposidades localizadas técnicas como la cavitación, la radiofrecuencia o incluso la liposucción.

VALORACIÓN Y DIAGNÓSTICO

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el exceso de peso como factor de riesgo, cuando el IMC (Índice de Masa Corporal, el cálculo entre la estatura y el peso del individuo) es igual o superior a 30 kg/m² o cuando el perímetro abdominal en hombres es igual o mayor de 102 cm y en mujeres mayor o igual a 88 cm.

IMC

La OMS establece una clasificación de la obesidad en función del IMC:

    IMC menos de 18,5 es por debajo del peso normal.
    IMC de 20-24,9 es peso normal
    IMC de 25,0-29,9 es sobrepeso.
    IMC de 30,0-34,9 es obesidad Grado I.
    IMC de 35,0-39,9 es obesidad Grado II.
    IMC de 40,0 o mayor es obesidad Grado III, grave (o mórbida).

CIRCUNFERENCIA DE CINTURA

No obstante, el Índice de Masa Corporal no tiene en cuenta factores distorsionadores como un aumento de la masa muscular (por ejercicio intenso) o la disminución de la masa muscular con la edad.

  salud_perimetro_abdominal20

Por ello la circunferencia de la cintura (>102 cm en hombres y >88 cm en mujeres) será el índice de obesidad central.

Sabemos que la obesidad abdominal o central es la que determina riesgo cardiovascular.

GRASA CORPORAL

Además, para un estudio más preciso, podemos medir el porcentaje de grasa corporal, mediante análisis de impedancia bioeléctrica, llevado a cabo por especialistas clínicos, sistema que también utilizamos en LMD Centro Médico Estético.

CLASIFICACIÓN

Según el origen de la obesidad, esta se clasifica en:

Obesidad exógena: Obesidad en relación con factores ambientales: culturales, sociales, económicos debida a:

    Una mayor ingesta de calorías de las que el cuerpo necesita.
    Menor actividad física, por tanto, menor consumo energético: los cambios en la forma de vivir de la sociedad postindustrial, han generado un estilo de vida sedentaria, que tiene un rol muy importante en el incremento tan significativo de la obesidad en estos tiempos.

Si se ingiere mayor cantidad de energía de la necesaria esta se acumula en forma de grasa.

Si se consume más energía de la disponible se utiliza la grasa como energía. 

Por lo que la obesidad, se produce por exceso de energía, como resultado de las alteraciones en el equilibrio de entrada/salida de energía.

Obesidad endógena: Obesidad en relación con factores orgánicos, la que tiene por causa alteraciones como:

    Disfunciones en relación con los centros de la saciedad y el apetito en el Sistema Nervioso Central.
    Mentales (trastornos alimentarios como la bulimia nerviosa) y en un menor porcentaje de casos.
    Enfermedades endocrinas (hipotiroidismo, Sr. De Cushing, hipogonadismo), que pueden ser solucionados mediante un correcto diagnóstico y tratamiento especializado.
    Alteraciones genéticas (v.gr. Sr. de Prader-Willi, Sr. de Bardet-Bield…).

La herencia tiene un papel importante, tanto que de padres obesos, el riesgo de sufrir obesidad para un niño es 10 veces superior a lo normal.

 

Lo cual en parte se debe a que los hábitos culturales alimentarios y sedentarios contribuyen a repetir los patrones de obesidad de padres a hijos.

PREVALENCIA

La obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial. Aunque anteriormente se consideraba un problema confinado a los países de altos ingresos, en la actualidad la obesidad también es prevalente en los países de ingresos bajos y medianos.

De hecho, el grupo internacional de trabajo en obesidad (IOTF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han definido la obesidad como la epidemia del siglo XXI por las dimensiones adquiridas a lo largo de las últimas décadas, y por su impacto sobre la morbimortalidad, la calidad de vida y el gasto sanitario, hasta el punto que cada año hay al menos 3 millones de fallecimientos en relación con la obesidad.

En un estudio publicado en Med Clin en el 2005, realizado por las Unidades de Nutrición y Obesidad de varios prestigiosos hospitales y con la colaboración de la SEEDO (Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad), muy pormenorizado en cuanto a grupos por edades, sexo y comunidades, sobre la incidencia de la Obesidad en España, en resumen, refleja que en la población entre los 2-24 años, la prevalencia de la obesidad, incluido el sobrepeso, era de un 26.3% y en el grupo de 25-60 años era de un 54.7%.

Un estudio realizado a personas mayores de cuarenta años de edad por el Framinghan Heart Study de 1948 a 1990 reveló que en aquellos pacientes con sobrepeso (IMC de 25 a 29.9 kg/m2) tuvieron una esperanza de vida menor a la media, de 3,3 años para las mujeres y 3,1 años para los hombres. En pacientes obesos (IMC mayor a 30 kg/m2) obtuvieron 7,1 años menos en las mujeres y 5,8 años menos en los hombres.

PREVENCIÓN

vida_sana_educacion19

Por todo lo expuesto, la obesidad debe prevenirse intentando modificar las pautas de conducta sociales que conducen a ella, como así se intenta desde todas la Sociedades Científicas y Organismos de Salud Publica implicados (SEEN, SEEDO…)

La alimentación es esencialmente la fuente de aporte energético y principios básicos para el desarrollo y mantenimiento de nuestro organismo, pero como tal, debe de ser equilibrada en cantidad y componentes. Esto implica:

    Educación desde la infancia, en familias, colegios y medios.
    Formación básica en cuanto a los principios nutricionales.
    Información nutricional más clara y legible en los limentos.

La alimentación no debe de ser en los niños objeto de premio o castigo.

La alimentación es una de las formas básicas de  relación social , lo cual es perfectamente aceptable, pero no olvidar que, aunque el punto de encuentro sea la comida, el objetivo es la comunicación  con los demás.

A ello podría contribuir una restauración que proporcionara más información al consumidor y que aplicara en sus menús el equilibrio calórico y nutricional.

El sedentarismo , junto con el exceso de alimentación , se instauró en la sociedad posindustrial desde hace décadas (tipos de trabajo, transporte, falta de tiempo y de conciencia de los perjuicios del mismo) y ha contribuido crucialmente a la proliferación de la obesidad. Durante décadas se ha impartido Educación Física, presentándose ante los alumnos como un trámite, no formándose en cuanto a los beneficios físicos y psíquicos que puede representar su mantenimiento durante toda la vida.

TRATAMIENTO

El tratamiento de la Obesidad pasa por una dieta equilibrada (nutrientes fundamentales en la proporción adecuada) e hipocalórica (el aporte calórico debe de ser inferior a las necesidades totales de energía diarias hasta alcanzar nuestros objetivos), incorporando siempre el ejercicio.

Entre el 80 y el 90 % de aquellos que bajan un 10 % de su masa corporal, solo con dieta, vuelven a recuperar todo el peso en un período de dos y cinco años.

Por tanto, para no recuperar la grasa y el peso perdidos, hay que adoptar un estilo de vida que incluya una dieta equilibrada y ejercicio habitual.

Es necesario tratar adecuadamente las enfermedades subyacentes, si existen.

EJERCICIO

vida_sana_Obesidad18

Las calorías (energía) son almacenadas como grasa corporal.

El organismo usa sus reservas de grasa para proveer energía a los músculos durante el ejercicio aeróbico prolongado, con lo cual reducimos nuestra reserva de grasas, si no la aumentamos por otro lado, con un aporte calórico excesivo.

Los músculos más grandes en el organismo son los músculos de las piernas y naturalmente estos queman la mayoría de las calorías, lo cual hace que el caminar rápido, correr y montar en bicicleta estén entre las formas más efectivas de ejercicio para reducir la grasa corporal.

Además, ejercitamos el corazón, relajamos la pared de los vasos y fortalecemos nuestro sistema musculo-esquelético.

La programación adecuada del ejercicio y el tipo de ejercicio, en función de su estado físico, requiere un abordaje personal.

En LMD Centro Médico Estético como especialistas estudiamos su capacidad frente al esfuerzo y le orientamos a modo de personal trainer.

DIETA

En general, el tratamiento dietético de la obesidad se basa en modificar la ingesta de alimentos. Distintos abordajes dietéticos se han propuesto, algunos de los cuales se han comparado mediante ensayos aleatorios controlados. 

Un meta-análisis realizado por Cochrane Collaboration concluyó que las dietas de bajo índice glicémico o bajas cargas, conducen a más pérdida de peso y mejor perfil lipídico.

En LMD Centro Médico Estético, estudiaremos su caso y le proporcionaremos una dieta equilibrada y adecuadamente personalizada, que sea sencilla de seguir, y sobre todo que pueda entender, para llevar usted mismo el control de su peso.

MEDICAMENTOS

El tratamiento farmacológico de la obesidad tiene un papel coadyuvante y normalmente se justifica en pacientes con un IMC igual o mayor a 30 Kg/m2 o en pacientes con factores de riesgo (diabetes o dislipemias) con un IMC igual o mayor a 27 kg/m2.

Podemos establecer los siguientes grupos:

    Anorexígenos serotoninérgicos (fluoxetina).
    Inhibidores de la absorción de las grasas (orlistat)
    Moduladores del metabolismo de los carbohidratos (metformina, picolinato de cromo)
    Estimuladores del gasto calórico (cafeína)
    Reductores de la síntesis de grasa por aumento de la oxidación (L-carnitina, ácido hidroxicítrico).
    Estimuladores de la saciedad (ácido hidroxicítrico, plántago, A. Konjac)

La medicación más comúnmente prescrita para la obesidad resistente al ejercicio/dieta es el Orlistat (Xenical) el cual reduce la absorción intestinal de grasas, inhibiendo la lipasa pancreática. La sibutramina ha presentado complicaciones cardiovasculares por lo que está en desuso.

La pérdida de peso con estas drogas es modesta, y a largo plazo la pérdida promedio de peso con el orlistat es de 2,9 kg. El orlistat reduce la incidencia de diabetes, y todas las drogas tienen algún efecto sobre las lipoproteínas (diferentes formas de colesterol).

Todas las drogas tienen efectos secundarios y contraindicaciones potenciales. Las drogas para pérdida de peso se usan por un período determinado.

La obesidad también puede influir sobre la elección de las drogas para el tratamiento de la diabetes. La metformina puede conducir a una leve reducción de peso (en oposición a las sulfonilureas e insulina) y se ha demostrado que reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular en los diabéticos tipo II obesos.

CIRUGÍA BARIÁTRICA

En pacientes con IMC mayor de 40 que tras al menos 6 meses de dieta no consigan reducir su peso (con o sin medicación) y quienes desarrollan complicaciones relacionadas con obesidad, puede estar indicada cirugía bariátrica.

La cirugía bariátrica (o "cirugía para pérdida de peso") es la intervención quirúrgica usada en el tratamiento de la obesidad mórbida, es decir, normalmente es indicada para pacientes con un IMC igual o mayor a 40 Kg/m2 o en pacientes con factores de riesgo o comorbilidades con un IMC igual o mayor a 35 Kg/m2. Como toda intervención quirúrgica puede tener complicaciones, por lo que debe ser considerada como el último recurso cuando la modificación dietética y el tratamiento farmacológico no han sido exitosos. 

Existen distintos tipos de cirugía bariátrica: 

La más común es la reducción de volumen del estómago, reversible mediante balón intragástrico, cinta ajustable alrededor del estómago, o irreversible, produciendo una sensación de saciedad temprana, y la gastrectomía.

Otros también reducen la longitud del intestino con la que la comida en contacto, reduciendo directamente la absorción (bypass gástrico. Algunos procedimientos pueden ser realizados laparoscópicamente. 

Es conveniente advertir que:

    Las complicaciones de la cirugía bariátrica son frecuentes, pues se efectúa en pacientes de riesgo.
    La pérdida de peso fue más marcada en los primeros meses después de la cirugía, pero el beneficio se   mantuvo a largo plazo.
    La cirugía bypass gástrico fue aproximadamente dos veces más efectiva del procedimiento de la   banda gástrica ajustable.
    Una marcada disminución en el riesgo de sufrir diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares y cáncer
JoomShaper