Estos pliegues o depresiones cutáneas, que aparecen progresivamente en el tercio medio e inferior de la cara estando en reposo la musculatura de la zona (sin gesticular), se van haciendo más notorios con el paso del tiempo, debido a la relajación de los tejidos cutáneos y pérdida de tonicidad muscular.

Generalmente, lo primero en manifestarse son los surcos nasogenianos, que nacen en las alas de la nariz y descienden oblicuamente hacia las comisuras de los labios.

Más adelante, se asocia frecuentemente un descenso de las comisuras de los labios y posteriormente va apareciendo una depresión por debajo de la comisura a la que llamamos línea de marioneta.

Estos efectos combinados ofrecen una imagen envejecida, de tristeza.

En las primeras fases de su desarrollo se corrigen totalmente con relleno de ácido hialurónico o de otras sustancias.

En la medida que aumentan estas depresiones, las cantidades de relleno requeridas para su corrección son mayores. Puede, en determinado punto ser conveniente usar hilos de tracción para reposicionar los tejidos o corregir mediante láser las arrugas que hayan podido causar.

En LMD Centro Médico estético, le ofrecemos todos los tratamientos necesarios para solucionar estos problemas.

JoomShaper